Correr Bien Running Balboa
Usted esta en Noticias:

 

Para anunciar aquí:
Contáctenos
a

info@correrbien.com

 

 

 

 

 

 

 

PROYECTO ATLÁNTICO 2014.
CUARTA Y QUINTA FASE:
GREEN LAKES ENDURANCE RUNS
ULTRA MARATÓN 100 Km
SYRACUSE, NY, USA
23/Agosto/2014
Y
MARATÓN DE LAS FLORES
MARATÓN 42 KM 195 m
MEDELLIN, COLOMBIA
14/Septiembre/2014

Nota escrita a comienzos de octubre de 2014.
Por: Mario Mesa
mesa_mario@yahoo.com

“Vamos despacio
Para encontrarnos
El tiempo es arena en mis manos…
Un lago en el cielo, es mi regalo…”.
Gustavo Adrián Cerati (Agosto/1959-Septiembre/2014), canción “Lago en el Cielo”, del album “Ahí Vamos”, año 2006.

El autor, a mediados de agosto de 2014 en una tienda NIKE de Bogotá con los tenis NIKE LUNARGLIDE 6, que serían el soporte para los pasos de los100 Km de Green Lakes Endurance Runs en Syracuse, NY, USA y los 42 Km 195 m de la Maratón de las Flores en Medellín, Colombia. (M. Mesa, 2014).

Comienzos de noviembre de 1998: Siendo un corredor de atletismo de pista (800 y 1500 metros planos) un viaje de trabajo me puso en la capital del mundo sin planearlo mucho el fin de semana como espectador en el andén del Central Park cerca a la meta del Maratón de Nueva York en medio de un copioso aguacero. Algo había en la sonrisa de los corredores que parecían desbordar alegría a pesar del aguacero y el inclemente frío. Ese “algo” se me prendió y decidí volver a esa ciudad en noviembre de 1998 para enfrentar ese nuevo reto de pasar de los 800 metros planos de la pista atlética a los 42195 metros de las calles de la Capital del Mundo y arrancando del Puente Verrazano, donde el Río Hudson se fusiona con el Atlántico.

En 2014, unos 16 años después y luego de una treintena de maratones en varias partes del mundo los retos me volvieron a llevar al Estado de Nueva York, pero aguas arriba del mismo Río Hudson, cerca de la frontera con Canadá en la región de Syracuse, donde abundan los lagos.

El nuevo reto en ese 2014, siendo 16 años más viejo lo había llamado EL PROYECTO ATLÁNTICO”, y hacía parte de esa migración a mayores distancias: Así como en  1998 pasé de los 800 metros a los 42195 metros, ahora en una nueva etapa quería explorar mi horizonte e ir avanzando por nuevos caminos mas allá del Maratón y esto podría resumirse en la frase #RUNLONGER (correr más largo) que precisamente identifica los tenis que me llevaron sano y salvo por estos caminos: NIKE, y en particular los modelos Pegasus 30 (Miami-Transvulcania), Flyknit (Boston) y por último los Lunarglide 6 (Green Lakes-Medellín).

Agosto y septiembre serían meses muy activos con un reto de correr dos competencias de larga distancia espaciadas tres semanas entre sí:

100 km en Green Lakes Endurance Runs el sábado 23 de agosto:
http://gleruns.org/

 

42 Km 195 m en Maratón de las Flores el domingo14 de septiembre:
http://maratonmedellin.co/2014/

 

AGRADECIMIENTOS:
Estas cuarta y quinta fase del Proyecto de correr varias maratones y ultramaratones en varios lugares alrededor del Océano Atlántico no se habría podido realizar sin el apoyo de:

NIKE:

El modelo de tenis NIKE LUNARGLIDE 6 se utilizó en ambas pruebas, la de Syracuse (100 Km) y la de Medellín (42.2 Km), teniendo un excelente rendimiento con cero ampollas y ninguna molestia, especialmente en la difícil prueba de los 100 Km que por aguacero se tuvo piso resbaloso y con barro en algunas partes. Este modelo NIKE brinda importantes avances tecnológicos para carreras largas como por ejemplo:
DYNAMIC SUPPORT junto con el HEEL CLIP me proporcionaron gran estabilidad al talón y comodidad.
PRESSURE MAPPED OUTSOLE, que son zonas de la parte delantera de la suela que me favorecieron  mucho el movimiento natural al distribuir muy eficientemente la presión aplicada al suelo en cada pisada, esto es muy importante especialmente en largas distancias.
LUNARLON CUSHIONING, este tipo de amortiguación suave y liviana me permitió “fluir” con mucha comodidad a lo largo de estos extensos kilómetros.
En la Sobresuela la combinación de BREATHABLE MESH facilitó muy eficientemente la transpiración del pie, y el soporte de NIKE FLYWIRE me ayudaron a avanzar.
Todas estas combinaciones me ayudaron a salir adelante en estos largos kilómetros y pude vivir plenamente la experiencia de CORRER MAS LARGO  ( #RUNLONGER ). Gracias NIKE!

Parte de nuestro grupo de viaje de Correr Bien a Maratón de lasFlores el domingo 14 de septiembre de 2014 (M. Mesa, 2014).

También fueron esenciales en este reto los Geles de GOING y el soporte nutricional en los meses previos como en carrera. HERBALIFE Nutrition soportando la preparación y en carrera. Fruta deshidratada BEFRUIT apoyó en ruta. GATORADE G-SERIES acompañó muchos entrenamientos en la madrugada bogotana y tanto en el inicio energético como en la fase post-carrera (01-Prime) y 03-Recover. Las medias de compresión fueron de CEP (GLE Runs) y COMPRESSPORT (Medellin). En la fase de recuperación las vendas de compresión térmica PHYSICOOL proporcionaron gran alivio. En las impresiones personalizadas de camiseta de carrera la creatividad y versatilidad de T-SHIRT Lab fueron extraordinarias.

Last but not least” (de último pero no menos importante) va mi agradecimiento de corazón a mi familia, a mi esposa Maria Elena y mis hijos Sebastian y Pablo Andrés, que desde el comienzo entendieron el reto y me apoyaron incondicionalmente, a ellos infinitas gracias.

 

CONTEXTO, EL PROYECTO ATLÁNTICO 2014:

Usando de fondo un mapa a la salida del Aeropuerto de Miami se presenta la ubicación, fecha y distancias actualizadas a fines de septiembre de 2014 cerrando Proyecto Atlántico 2014. (M. Mesa, 2014).

Una detallada explicación del “PROYECTO ATLÁNTICO” se encuentra al inicio del reporte de la primera fase, Maratón de Miami 2014:
http://www.correrbien.com/noticias/cronicas/2014/maratonmiami.html

Este proyecto finalizó a mediados de septiembre de 2014 tuvo algunas modificaciones:

A. Se incluyó la Maratón de las Flores, en Medellín, Colombia para mediados de septiembre.

 

La tabla finalizando éste Proyecto Atlántico se presenta enseguida:

 

Tabla resumen del Proyecto Atlántico 2014, luego de la última etapa en Medellín (M. Mesa, 2014).

PENÚLTIMA CARRERA DEL PROYECTO:
GREEN LAKES ENDURANCE RUNS
ULTRA MARATÓN 100 Km
SYRACUSE, NY, USA

23/Agosto/2014

Costado Oriental de Estados Unidos. (Modificado de Google Earth, 2014, 2014).

Ruta de circuito de Green Lakes Endurance Runs. (Modificado de GLER, 2014).

Esta prueba  fue primer intento del esquivo objetivo de lograr la marca clasificatoria de 100 Km en menos de 10 horas 30 minutos para clasificar a Espartalón, tratando de cumplir el prerrequisito “F” de las opciones clasificatorias que se encuentran en el numeral 2 (participation prerequisites) de la sección de Información al participante de Espartatlón:

http://www.spartathlon.gr/en/registration/reginfo.html

Si bien ya había experimentado el correr 100 Kilómetros a mediados de 2013, en esa ocasión había sido solo por experimentar la distancia sin darle mayor importancia al cronómetro había establecido mi primera marca en esa distancia con 13 horas 40 minutos

El camino y el lago de Green Lakes Endurance Runs. (M. Mesa, 2014).

No es un lago, son dos (a propósito de la canción de Cerati que inicia esta crónica) en el circuito de Green Lakes Endurance Runs.

Se corre a una altitud promedio de 150 metros sobre el nivel del mar con altitudes entre 100 y 200 metros.

La inscripción a esta carrera la realicé un par de meses antes, y en esos meses incrementé las distancias de entrenos, tal vez no lo suficiente pero si para tener seguridad de terminar, y para el momento del viaje desde Colombia el objetivo sería explorar hasta que kilometraje acumulado sería capaz de mantener el ritmo de 10 kilómetros por hora.

ALISTANDO EL VIAJE:

El equipaje para la ultra, foto tomada la noche anterior a la carrera. (M. Mesa, 2014).

Parte esencial del equipaje para una carrera, y en especial para una Ultra son los tenis.
En las semanas previas a Green Lakes Endurance Runs llegaron a Colombia los NIKE LUNARGLIDE 6, un modelo especialmente diseñado para largas distancias, por lo que fue mi elección para enfrentar el reto. La semana anterior al viaje los recogí en la Tienda Nike de Calle 82 en Bogotá, y alcancé a usarlos en un par de trotes para reconocerlos, se adaptaron muy bien.

Entre martes 19 y miércoles 20 de agosto estuve preparando el equipaje, tarea nada fácil pues a pesar de ser un viaje relativamente corto, debería llevar mi apoyo nutricional para el reto, es así que pronto la maleta quedó  llena de fruta deshidratada, geles, Herbalife, etc.
 

SALIENDO DE BOGOTÁ:

La pantalla de sala de espera en Aeropuerto Dulles de Washington DC en mi última conexión para llegar a Syracuse, NY. (M. Mesa, 2014).

En la medianoche del jueves 21 al viernes 22 de agosto despegué del Aeropuerto El Dorado rumbo norte hacia Houston, a donde llegué despuntando la madrugada para continuar con conexiones por Washington DC hasta aterrizar en el aeropuerto de Syracuse ya empezando a oscurecer.

 

LA INMENSA MINORÍA:

Aterrizando en Syracuse. (M. Mesa, 2014).

Una Ultramaratón inclusive internacional no es la típica carrera masiva de gran ciudad como Maratones de Chicago o NuevaYork en las que cada corredor se ve como parte de una multitud de más de cuarenta mil personas. Las Ultras son carreras relativamente muy pequeñas, en las cuales participan por mucho unas cien personas, pero que por lo intenso del reto se logra una camaradería relativamente más intensa.

 Esto lo viví desde el mismo momento que aterricé en Syracuse: de mi llegada estaban muy pendiente la ultramaratonista Mary da Silva y su esposo Tony Da Silva, quienes me orientaron para llegar a su casa ubicada al norte de Syracuse, a donde llegué a eso de las 8 PM. Allí compartí con ellos y otros ultramaratonistas la cena pre-Ultramaratón, y pronto fuimos a descansar pues nos esperaba una noche corta que daría luego paso a una madrugada para desplazarnos a Green Lakes State Park para tomar la salida de un día largo.

En casa de Tony Da Silva revisando número de carrera. Al fondo Tony saluda a la cámara.. (M. Mesa, 2014).

En el grupo de atletas del domingo estaban Mary, quien correría 50 Km y también Leslie Donovan, quien ya inscrita para maratón de New York tomaría los 50 km como preparación para la carrera de la Gran Manzana.   

RACE DAY!, SABADO 23 DE AGOSTO DE 2014.

MADRUGANDO:

Listos para iniciar un largo día, desde la derecha: Egils Robs, Mary Skelton Da Siva, Leslie Donovan Martino, Dave Farrands y el autor. (M. Mesa, 2014).

A eso de las 3:30 AM de la madrugada ya todos estábamos listos para partir. Luego de un breve desayuno para irnos despertamos partimos hacia Green Lakes State Park. Hacía un par de días estaba yo en mi apartamento en Bogotá y ahora compartía el silencio y la ansiedad con otros tres ultramaratonistas mientras las luces del carro se abrían paso en la total oscuridad hacia terrenos por los que nunca en mi vida habrá pensado conocer. Estaba iniciando un día para explorar, para conocer de nuevos retos y paisajes.

Parte del desayuno. (M. Mesa, 2014).

En medio de ese silencioso viaje de 50 minutos recordé una parte del libro titulado “Field Guide to Ultrarunning” (Velopress, 2014) que este 2014 publicó el ultramaratonista norteamericano Hal Koerner:

“Las ultramaratones me han llevado a lugares que nunca imaginé, y me han dado el privilegio de correr en algunos de los lugares más hermosos de este planeta. Mentalmente, las ultras tiene el poder de transportarme a sitios únicos, donde siento con intensidad el presente y todo lo demás parece ser difuso.”

Aún a oscuras, a eso de las 4:45 AM ya estábamos en el Green Lakes State Park caminando desde el parqueadero hacia el antíguo edificio de administración del Parque, desde donde partiría la carrera.

Con Tim Hardy, Director de Carrera. (M. Mesa, 2014).

Como la carrera se componía de un circuito de 12,5 km que haríamos ocho veces para los 100 Km, el mismo punto de partida sería punto de avituallamiento en cada vuelta, de manera que con Leslie y Mary ubicamos una zona al lado de la carpa principal para dejar nuestros morrales con la alimentación y los geles para irnos aprovisionando.

ON YOUR MARKS, SET, GO!…

 

Una media hora antes de la salida de carrera. (M. Mesa, 2014).

El tiempo pasó muy rápido y cuando menos nos dimos cuenta ya faltaban pocos minutos para las seis de la mañana, aun en la oscuridad que ya le empezaba a ceder el paso a la penumbra del amanecer nos ubicamos en la línea de salida unas cien personas para los 50 Km y 30 para los 100 Km, muy en punto de las 6:00AM Tim Hardy, el Director de Carrera dio la señal de salida y comencé mi viaje de 100 Km. El primero kilómetro y medio fue bordeando Green Lake, y el lote de carrera se mantenía compacto compartiendo uno que otro comentario suelto.

40 minutos de carrera, está amaneciendo. (M. Mesa, 2014).

Hacia el kilómetro dos ya estábamos dejando el Roundlake para comenzar por entre el bosque el ascenso hacia las planicies de Serengeti, donde el lote se empezó a disgregar y cada uno de nosotros empezaba a compartir la soledad en medio de penumbra al despuntar el alba  por un silencio mágico que era roto sutilmente por le paso de nuestros tenis sobre el pasto y los acordes de la naturaleza con el canto de las aves y el paso de uno que otro venado.

Hacia el kilómetro seis y medio encontramos el punto de avituallamiento intermedio, y luego avanzamos a la parte más alta de la ruta, desde donde se podía observar los dos lagos y el paisaje de la región. Ya por el km ocho ya muy disgregado el grupo empezamos abajar por entre otro bosque hacia el Round Lake. En esa primera vuelta un descuido en ese descenso me hizo perder el camino en un sutil cruce, mi extravío le agregó unos 800 metros de más a mi ruta en esa primera vuelta.

Desde el punto de salida mi objetivo era poder avanzar lo máximo posible a ritmo de 10 Km/hora, (6 minutos/Km) eso significaba que teniendo un circuito de 12,5 Km debería pasar cada vuelta en aprox. 1 hora 15 minutos incluyendo unos tres minutos en cada paso por el punto de salida/meta para algo de estiramiento y alimentación. La tarea se logró con relativa facilidad en las primeras:

1Vuelta           1h : 15min : 18seg
2 vuelta           1h : 15min : 17seg
3 vuelta           1h : 17min : 52seg

Completando la cuarta vuelta: Tres horas y media acumuladas en el crono oficial, y muchas gotas de agua acumuladas en el suelo. (M. Mesa, 2014).

En la tercera vuelta un fuerte aguacero frenó un poco mi paso y el piso se piso desde entonces se convirtió en barrial en algunos sectores, especialmente en los bosques y en las planicies de Serengeti.

Iniciando la cuarta vuelta. (M. Mesa, 2014).

La combinación de este efecto de lluvia/barro junto a mi cansancio acumulado (pero más relevante mi cansancio) llevaron a pasar la cuarta vuelta en 1h :19min : 22 segundos. Este punto de control era fundamental pues marcaba completar la mitad del recorrido (50 Km) y allí estaba acumulando un total de 5 horas : 8 minutos : 27 segundos, que es buen referente pues multiplicando por dos daría aproximadamente 10 horas 20 minutos, que está dentro de la marca para Espartatlón.

El barro entrando al sector de Serengeti. (M. Mesa, 2014).

Pero el cansancio acumulado y la falta intervalos de más largo fondo en los entrenamientos hicieron bajar el rimo de trote y la quinta vuelta se fue el ritmo a promedios muy lentos de casi 8 minutos/Km. Lo importante era mantener un trabajo mental para enfocar objetivo de los 100 Km y sacar provecho de la experiencia para los futuros intentos de marca para Esparta. 

LOST!

El paisaje muy parecido en larutaalrededor del Round Lake, mas el cansancio sumaron para el extravío de camino. (M. Mesa, 2014).

La sexta vuelta fue un verdadero reto, tanto mental como físico: Dado que mi ritmo de carrera había caído tanto a niveles de entre ocho y nueve minutos por kilómetro, como a mediados de esa sexta vuelta inicié un intenso agregando algunos “walking breaks” (fases cortas de caminar unos 100 metros) y trabajo mental para avanzar cada paso con mucha concentración esforzándome por mantener la calma y el enfoque en esos próximos metros  y no los 30 insufribles kilómetros que faltaba recorrer, fue maravilloso reconocer que si funciona este trabajo mental pues logré cambiar la tendencia y otra vez estaba corriendo a unos siete minutos/Km.  Sin embargo, en esa sexta vuelta el paso por Round Lake, el lago redondo con este cansancio acumulado y muy enfocado en los próximos pasos me llevó a pasar de largo en un punto de ese lago donde debería haber girado a la izquierda, y seguí como un ratoncito de laboratorio dándole vueltas a ese lago redondo pues todo parecía igual.

Afortunadamente reconocí relativamente pronto el problema y logré retomar la ruta correcta, pero esos dos kilómetros extra en mas que agregar tiempo a esa sexta vuelta me produjeron angustia, lo cual no fue bueno pues me desenfocó del importante trabajo mental que estaba llevando. La descarga de adrenalina asociada con esta angustia me puso a correr como si estuviera rematando una media maratón.

Al paso por el punto de control finalizando esa sexta vuelta se me acababa de terminar la pila del Garmin 620 (alcanzó para 10 horas y media en 86 Km), de manera que perdía para séptima y octava vueltas la referencia de minutos/km, solo tendría la  hora en el reloj y el parcial del crono de meta acabando séptima vuelta.

 

VENCIENDO EL MURO:

Dejar la comodidad de la zona de salida/meta para iniciar la séptima vuelta por  25 kilómetros faltantes para META estando muy agotado no fue nada fácil. (M. Mesa, 2014).

En una maratón de 42 Km 195 metros usualmente ese muro físico-mental suele aparecer en el kilómetro 30. En una ultra de 100 km mi experiencia personal solo con dos carreras de esa distancia corridas hasta hoy, me enseña que mi muro está como entre kilómetro 60 y 70.

Iniciar la séptima vuelta luego del descanso en paso de punto de salida/meta fue vencer un imposible, mi cuerpo en ese punto imploraba por seguir descansando y echar al traste el logro acumulado, llevaba 75 kilómetros acumulados y parecía imposible esas otras dos largas vueltas que faltaban para completar la tarea de 100 kilómetros. 

Estadística del Garmin620. (M. Mesa, 2014).

“Un paso a la vez”, recuerdo que me dije a mi mismo en el momento que decidí dejar la zona cómoda que mi cuerpo prefería, mi mente obstinada logró ponerme otra vez en movimiento muy lento pero me estaba moviendo y retomaba el camino.

En esos terrenos desconocidos que rara vez uno explora, como es llevar 75 kilómetros acumulados pasan cosas raras, y me pasó que encontré una renovación de fortaleza física que además del imprescindible apoyo nutricional de los GelesGoing, la fruta deshidratada de BEFruit y el Herbalife24 con los que conté a lo largo de toda la carrera. Apareció una segunda ola de energía. Ese fenómeno recuerdo haberlo vivido muy similar en faltando 15 Km en la ultra de 80K en Santa Catalina, California, en enero de 2012, o faltando 15 Km de los 100Km de Travesía de la Independencia que hice en julio de 2013. Gradualmente fui incrementando mi velocidad (o al menos mi percepción de esta, pues ya el Garmin620 estaba sin pila).

Alguien dijo que un 80 % del trabajo en una ultra es mental, y que el otro 20% también es mental. Yo comparto esa apreciación.

 

Despidiéndome de Bill y Dave, los voluntarios del punto intermedio en la última vuelta. Muchas gracias a ellos y los demás voluntarios. (M. Mesa, 2014).

El último paso por salida/meta finalizando séptima vuelta fueron sensaciones muy agradables, acababa de superar mi muro y era como si todo el cansancio acumulado lo había podido borrar. Obviamente no estaba corriendo de nuevo a los6 min/km del inicio pero mis sensaciones eran de mucho optimismo, QUERIA correr y estaba de nuevo corriendo con facilidad. Recuerdo que al inicio de esa octava y última vuelta le dije a una de las voluntarias de la meta “ya vuelvo, no me demoro”.

Y esa última vuelta, esos últimos doce y medio kilómetros fueron plenos de buenas sensaciones, de la felicidad de poder estar allí finalizando el reto de correr largo (#runlonger que llama NIKE), no importaba el barro o las pendientes de parte del camino, solo el avanzar victorioso a mi propia meta, a la cual llegué  13 horas, 2 minutos y 12 segundos después de iniciar esos impensables 100 Km, y ocupando el puesto 13 entre 30 corredores.

En la sala de mi casa tengo una foto enmarcada que recibí como obsequio de los organizadores de carrera unos cuantos minutos después de pasar la meta en Green Lakes. (M. Mesa, 2014).

Aún el camino a la línea de salida de Espartatlón está inconcluso pues no hice la marca de las 10 horas 30 minutos que necesito para clasificar, pero si mejoré 38 minutos mi anterior marca de 100 Km, y la experiencia de esta Green Lakes Endurance Runs me indica que SI SE PUEDE, si puedo recortar esa hora y media más que me lleve de 13 horas a 10 horas y media para la marca de clasificación a Esparta. Requerirá mas entrenamientos (eso es imprescindible) y la voluntad, no perder el objetivo de antes de cumplir 50 años (año 2017) correr ESPARTATLÓN.

Tiempos parciales del autor en los 100 Km de Green Lakes Endurance Runs 2014. (Leone Timing, 2014).

Mas alla de la meta de estos 100 Km esperaba la invaluable medalla, una cerveza, unas fotos de recuerdo y el regreso a casa de mis amigos DaSilva.

En camino a casa empezaba mi recuperación con la proteína del Gatorade Recover (G Series-03) y la aplicación de frío con mi banda de compresión térmica de Physicool.

Mañana de domingo 24 de agosto de 2014 en casa de los Da Silva. (M. Mesa, 2014).

El domingo 24 de agosto fue de trote corto  muy suave de recuperación con Mary Da Silva desde su casa hasta las playas del lago Oneida, luego estuvimos en un almuerzo con unos amigos de los Da Silva que también tienen de mascota perros de raza Labra Doodle (el de ellos se llama Morie).

Paisaje  y cielo en el almuerzo de domingo. (M. Mesa, 2014).

Luego ellos me guiaron al aeropuerto de Syracuse para iniciar el regreso a casa.

UN LAGO EN EL CIELO, UN ALTO EN EL VIAJE ENTRE DOS ESTACIONES:

En la meta de Green Lakes con Leslie Donovan Mary Skelton Da Silva y Tim Hardy. (M. Mesa, 2014).

Ya cerrando esta crónica de Green Lakes Endurance quiero expresar mis “gracias totales” de las que hablaba Cerati, a mis amigos ultramaratonistas de Syracuse, NY, USA, que me acogieron con gran calidez en esa corta pero muy memorable visita a esa región del norte de Estados Unidos. Nombres como Tim Hardy, Leslie Donovan Martino, Egils Robs, Joe Delano, Dave Farrands,  Mary Skelton Da Silva, Tony Da Silva, son hoy parte importante en mi equipaje de viaje por este recorrido que llaman vida.  

Gustavo Cerati, (1959-2014). (G. Saenz, 2014).

Hablando de vida, no debemos olvidar que esta es FINITA, no es eterna, dato simple pero contundente que nos lo recordó la muerte de Gustavo Adrián Cerati el 4 de septiembre, una noticia que en mi ruta me tomó entre las estaciones de Green Lakes y Medellín  recordándome que este viaje tiene comienzo, pero también final. Hay que vivir cada día a plenitud como si fuera el último.

 

MARATÓN DE LAS FLORES
MARATÓN 42 KM 195 m
MEDELLIN, COLOMBIA
14/Septiembre/2014

Costado noroccidental de Suramérica. (Modificado de Google Earth, 2014).

Ruta de la Maratón de las Flores Medellin. (Modificado de MMC Eventos, 2014).

La recuperación de una ultra de 100 Km suele tardar entre tres y cuatro semanas, eso se siente en el trote pues aun semanas después uno correr algo frenado. Es con esa situación que enfrentaría con un enfoque especial mi siguiente y última fase de mi “Proyecto Atlántico 2014” el  domingo 14 de septiembre, tres semanas después de Green Lakes Endurance Runs.

La indumentaria para Maratón de las Flores 2014. (M. Mesa, 2014).

Sería en Medellín, los 42 Km 195 metros de la Maratón de las Flores, que me sería muy útil para “fondo de recuperación” post-Green Lakes y como punto de transición para mi ciclo de entrenamientos de maratones y ultramaratones de 2015.

Se corre a una altitud promedio de 1550 metros sobre el nivel del mar con altitudes entre 1450 metros en la salida y 15910 metros hacia el Km 29.

Es así que luego del viaje Bogotá-Medellín en la noche del viernes 12 de septiembre y estar en la Expo de carrera el sábado 13 de septiembre, llegó la mañana del domingo 14 de septiembre: La Tercera Edición de la Maratón de las Flores (y mi tercera Maratón de las Flores).

Saliendo de Orange Suites para salida de Maratón de las Flores 2014. (M. Mesa, 2014).

Con Karina Arciniegas y Juan Manuel Pinzón en los previos de Maratón de las Flores. (M. Mesa, 2014).

De Orange Suites en el Barrio El Poblado salimos a eso de las 6:00 AM nuestro grupo de viaje de Correr Bien, llegamos a tiempo al sitio de calentamiento en la Plazoleta de los Pies Descalzos y muy en punto de las 7:00 AM  inicié ruta de esa maratón que la intenté correr desde el inicio a un paso moderado, con el único objetivo de finalizarla sin importar el tiempo, considerando que aún estaba en recuperación de los 100 Km de Green Lakes. A veces es interesante asumir una Maratón con esa aproximación de ultramaratonista pues sin desconocer que 42 Km y 195 metros son de mucho respeto, mentalmente es mucho más llevadera esa distancia.

En ruta por la Maratón de las Flores 2014. (M. Mesa, 2014).

Corrí Medellín de nuevo con los NIKE LUNARGLIDE 6, excelentes para largas distancias, y como en los 100 Km de la Ultra de Green Lakes me dieron gran estabilidad y protegieron mi paso con eficiencia total y NINGUNA ampolla.

El paso por la Meta en Medellín marcó el crono en 3 horas 47 minutos 50 segundos. buenas sensaciones por el camino y ninguna señal de lesión me indicabanque iba bien mi recuperación de los 100 Km de la Ultra de Green Lakes, y que tenía enfrente un claro camino para empezar a preparar los retos del 2015.

Misión Cumplida!: Cerca de la meta de carrera de Maratón de las Flores, cerca del mediodía del domingo 14 de septiembre de 2014 las medallas de las dos carreras que cerraron el “Proyecto Atlántico 2014”. (M. Mesa, 2014).

En esa última parte de septiembre se confirmaron varias carreras para mí:  Por un lado la aceptación a mi Boston Marathon No. 11 el 20 de abril de 2015 y el ser favorecido en la lotería de asignación de cupos para Maratón de Tokio del 22de febrero 2015 (aplicamos a esta 380mil personas buscando uno de los 37mil cupos, es como acertar a un numero de uno a diez). Eso mas la inscripción de Miami Marathon del 25 de enero que ya estaba confirmada hace varios meses auguran un agitado primer semestre de 2015 en cuanto a Maratones.   En segundo semestre 2015 y posiblemente busque el reto de volver a bajar de tres horas en Maratón, lo cual irá coordinado con el segundo intento de correr 100 Km en Menos de 10 horas30 minutos que signifique cupo a Espartatlón 2016.

En Bogotá el domingo 28 de septiembre de 2014 mi hijo Sebastian me acompaño al inicio de plan de preparación para los retos del 2015. (M. Mesa, 2014).

Todo este manojo de sueños de 2015 tuvo un primer paso en la Ciclovía de domingo 28 de septiembre en Bogotá, primer día de plan de entrenamiento para Miami-Tokio-Boston 2015, bien dice el proverbio chino que “Un viaje de mil millas comienza con un paso”.    

Tokyo Marathon el 22 de febrero de 2017 cerrará Dios mediante mi ciclo de completar al menos una de cada una de las maratones en las ciudades que conforman el World Marathon Majors. (M. Mesa, 2014).

 

 

 

 

bancoagrario
KT TAPE
GOING
Media Maraton de Barranquilla
Maraton Caracas